Table of Contents Table of Contents
Previous Page  10 / 82 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 10 / 82 Next Page
Page Background

Decisiones 10

E

c

o

l

o

g

í

a

y

de este proceso pueden ser positivas (si se reducen los im-

pactos negativos del cambio climático), o negativas (cuando

prevalecen ineficiencias tales como: las barreras técnicas y

económicas). En este sentido, la pregunta no debe limitarse

a cuanto le cuesta a un país adaptarse; sino, qué sale más

caro, adaptarnos o no hacer nada. De acuerdo con la CE-

PAL, los costos para adaptar la región no superan el 0.5%

del PIB de la región (un cálculo con gran incertidumbre se-

gún admiten los autores del estudio); sin embargo, los im-

pactos que se esperan corresponden actualmente al 1.5% y al

5% del PIB de la región. De modo que, el costo por la inercia

podría ser mucho más elevado, máxime si se toma en consi-

deración los daños colaterales. Vale recordar, que las sequías

en Centro América han provocado olas migratorias que han

tenido un grave impacto social y económico, las cuales a su

vez vienen acompañadas con otro tipo de problemáticas que

deben ser entendidas a la luz del los tiempo modernos, véase

por ejemplo, cómo una sequía afecta el empleo en una zona

que en sí misma es pobre y violenta.

En el caso que nos compete, nuestro país ya ha empezado a

tener episodios que nos deben hacer reaccionar, tal como es

el caso de la sequía que sufre Guanacaste, la cual ha produ-

cido ¢11.000 millones de pérdidas a los ganaderos. Además,

cómo olvidar lo ocurrido en San José en setiembre del 2015

cuando a pocas horas de lluvias torrenciales se dañaron ne-

gocios, hogares y carros por motivo de las inundaciones. Sin

embargo, no se debe dirigir la mirada hacia un evento en

particular, o bien si es producto del cambio climático o no.

En este sentido, mi argumento se erige reflexionando si

estamos preparados para el cambio climático, y qué hacer

desde ahora para construir infraestructura, y como generar

estrategias resilientes (mecanismo para adaptarse a grandes

cambios) ante los inminentes impactos, producto del cambio

climático que nos espera a las futuras generaciones.

Así las cosas, las decisiones deberán incluir a todos los sec-

tores de Costa Rica, empezando por el gobierno central, las

municipales; además, de las empresas públicas y privadas, y

por supuesto las distintas comunidades a lo largo y ancho

del país. Ciertamente, no hay una fórmula establecida, lo

único seguro es que se necesitarán variadas intervenciones.

De ahí que las dinámicas no estatales serán indispensables,

ya que, no se puede depender de acciones de adaptación liga-

das únicamente a los minúsculos ciclos electorales.

3. Algunos antecedentes en

Colombia y Chile

El hecho de conocer las diferentes experiencias que viven

otros países del área definitivamente nos beneficia, ya que el

hecho de que otras economías latinoamericanas compartan

sus experiencias resulta enriquecedor, máxime cuando es-

tas también son de renta media y con necesidades de adap-

tarse a los impactos climáticos con el afán de proteger los

objetivos de desarrollo, calidad de vida y competitividad:

similares al nuestro.

a- Sistema Nacional de Indicadores de Adaptación

Este año, Colombia inaugura un sistema pionero de indi-

cadores para medir si el país se adapta al cambio climático

en la práctica; lo anterior, ayudará a cuantificar y hacer más

transparente el desempeño de los diferentes actores. El plan

incluye a varias instituciones estatales y tendrá un impor-

tante grado de descentralización, de modo que los departa-

mentos cuentan con información detallada; y, si bien es cier-

to que otros países han creado algún tipo de indicadores, se

puede decir que este es el más ambicioso. En este sentido, el

Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñan-

za (CATIE), junto a un grupo danés contribuyeron como

socios técnicos externos; razón por la cual, gracias a esta

intervención se podría crear un diálogo bilateral entre Costa

Rica-Colombia en esta materia.

b- Una Cartagena competitiva y compatible con el clima

Cartagena de Indias es la primera ciudad colombiana en

crear una hoja de ruta de largo plazo

(plan4c.com

) para in-

crementar su resiliencia, competitividad y compatibilidad

con el clima. El proyecto se formó a través de diversas orga-

nizaciones públicas y privadas, y es liderada por la Alcaldía

de Cartagena y coordinada por una agencia de inversión me-

diante una comisión interinstitucional para el cambio climá-

tico. Una de las estrategias busca desarrollar “Barrios Adap-

tados al Cambio Climático” y el primer concurso fue lanzado

en febrero. En este particular, el Instituto Costarricense de

Turismo (ICT), las diferentes cámaras, así como las alcaldías

y colectivos urbanos en nuestro país podrían aprender y po-

ner en práctica dicho modelo.

Una Costa Rica preparada para el Cambio Climático